miércoles, 23 de junio de 2010

MAnTis ReLiGiOSa

Y antes de olvidarte, déjame decirte algo… Aquellos besos que antaño sabían a mar, a agua salada y cristalina ahora lo hacían a estanque, agua contaminada y alcohol.
Tus palabras, que antes acariciaban con mimo mis oídos envolviéndolos en una dulce y deliciosa sinfonía, terminaron por convertirse en silabas encadenadas en un continuo zumbido sin sentido.
Y tu cuerpo, antes venerado en un continuo viaje iniciatico por el placer, acabó convirtiéndose en una fría losa insensible de la que costaba desprenderse.
Esa mirada que ahora eras incapaz de mantener, hasta no hace mucho podía doblegar mi débil voluntad.
Déjame decirte también que dejé de amarte el día que dejé de admirarte, que tus ausencias ya no me duelen y mis heridas ya no sangran.
Tus mentiras ya no me afligen porque todo en ti fue una mentira, la misma que tú vivías sin dejar vivir.
Y antes de olvidarte, déjame decirte que a pesar de todo te sigo amando, y que si esto ha terminado así, ha sido por una mera cuestión de supervivencia. Era la única forma que tenia de olvidarte, dijo mientras depositaba una rosa blanca sobre la tumba de su amante.

5 comentarios:

Anónimo dijo...

Ha empezado el veranito y hay que ver como nos pone.Buen escrito Doctor.
Mo

TERTULIADISPERSA dijo...

El final es magnifico. Un espléndido trabajo de mostrar sin contar. Muy bueno man.
Salva

mar_botella dijo...

estamos "pelin asesinos" ultimamente doc y yo...a ver si conseguimos no matar en el próximo texto!Aún así, es una bonita declaración de amor.

noséqui dijo...

me ha gustado mucho dr. GENIAL.
besets

Dr.Magenta dijo...

gracias nosequi.
Intentaré en mi proximo texto no matar a nadie pero n o prometo nada....