lunes, 12 de julio de 2010

PATRicK

Habían transcurrido cerca de dos años desde la publicación de su anterior novela. Miles de lectores estaban ansiosos de tener entre sus manos la nueva obra de Patrick Galleguer, que ante la insistencia y amenazas de su editor, había decidido trasladarse durante unas semanas a un lugar tranquilo, alejado, donde poder escribir sin ningún tipo de presión. Martín Cooper, su agente, confidente, y amigo, se había encargado personalmente de buscar el sitio adecuado. Una casa de campo de dos plantas, de sobrias formas y adusto carácter, en medio de un frondoso bosque de difícil acceso.
Conduciendo de camino a la casa, Patrick intentaba dar forma mentalmente a un posible argumento que le rondaba la cabeza durante días, y que esperaba pulir inspirado por el aura misteriosa, que según Martín transpiraba aquella estancia.
Llevaba casi cuatro horas al volante por lo que Patrick decidió parar en un arcén y estirar un poco las piernas. Después de fumarse un cigarrillo, abrió el maletero en busca de una grabadora que recordaba haber guardado en su bolsa de viaje.
Había empezado a anochecer, soplaba un fuerte viento y Patrick, totalmente entregado a la música que sonaba en su MP4, no reparó en una presencia extraña que antes de que pudiera reaccionar, le había golpeado en la cabeza mientras rebuscaba en el maletero. Lo que Patrick nunca llegó a imaginar, es que acabaría convirtiéndose en el protagonista de una de las terroríficas historias que tanto gustaban a sus lectores.
Cuando abrió los ojos, descubrió horrorizado que se encontraba maniatado en el interior del maletero. Un trozo de cinta aislante cubría su boca impidiéndole pedir auxilio. Patrick intentó mantener la calma pero la situación era cada vez más angustiosa. El coche seguía en marcha mientras notaba su piernas cada vez mas entumecidas. La herida de la cabeza no dejaba de sangrar, y empezaba a tener problemas para respirar. El olor a gasolina era insoportable pero Patrick no perdía la esperanza, si su secuestrador le mantenía con vida, aun tenia posibilidades de salir de allí.
El vehículo continuaba acelerando mientras lejanos ecos de una insistente sirena de policía llegaban al interior de aquel inhóspito maletero. Poco a poco el sonido de las sirenas se fue alejando hasta desaparecer. Un rotundo frenazo acabó con la cabeza de Patrick golpeando contra la caja de herramientas que guardaba en el porta maletas y que le hizo perder el conocimiento de nuevo.

- Sr. Cooper, siéntese por favor. Soy el Dr. Douglas, Trent Douglas, dijo al tiempo que extendía su mano.
- ¿Es usted familiar de patrick?
- No, en realidad soy su agente, su amigo. Contestó Martín mientras tomaba asiento.
- Verá Sr. Cooper No tengo muy buenas noticias para usted.
- Patrick ha… preguntó el agente temiéndose lo peor.
- No, Patrick no ha fallecido, pero su estado es crítico. Acompáñeme por favor, dijo el doctor.
Martín caminaba ausente tras el medico por los gélidos pasillos del hospital. Entraron en una habitación. Patrick, o lo que parecía ser el, reposaba postrado en la cama, con el cuerpo y la cabeza envuelto en gasas, rodeado de goteros y aparatos a los que estaba conectado. Martín permanecía a escasos dos pasos de la cama, sin poder reaccionar cuando se le acercó el doctor.
- La policía pudo rescatar a Patrick del interior del maletero. Cuando el secuestrador se vio acorralado por la policía, después de una enfebrecida persecución, este huyó, pero antes prendió fuego al vehiculo con Patrick en el interior. Su amigo ha sufrido importantes quemaduras. Me gustaría ser más optimista pero es difícil que salga del estado de coma en el que se encuentra.


He debido de haberme golpeado de nuevo en la cabeza, me duele, me duele mucho… El coche sigue parado, oigo voces. Quizás sea la policía que ha localizado el vehiculo. Oigo voces pero no puedo gritar, ni moverme, no puedo ver….
Sáquenme de aquí….

9 comentarios:

Mo dijo...

Buen trabajo Doctor y recuerde
renovar su carnet de conducir
mo

Dr.Magenta dijo...

Lo tendré en cuenta Mo, pero quizas antes de renovarmelo deberia sacarmelo....

mar_botella dijo...

Estimado Magenta, en contestación a su amable comentario debo decir que creo que cada vez escribimos mejor-al menos usted-. Me parece que este texto está muy bien escrito, el angustioso final del protagonista es muy sugerente, pero para mí lo mejor es todo lo anterior.Una ligera inclinación de cabeza sirva como reconocimiento a su labor.Reciba mi amistad y un afectuoso saludo.

mar_botella dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Pablo dijo...

Interesante Doc, todo el primer bloque lo he leido casi de forma trepidante, y me ha gustado que el final sea un flashback. Me ha resultado un pelín corto.

Dr.Magenta dijo...

Bueno Pablo en realidad la escribí muy rapido y si podria haberla desarrolado más. Me temo que o no he escrito bien el final o tu no lo has entendido como yo pretendia.
La ultima estrofa en realidad no es un flashback, en una realidad, la sensacion de Patrik estando en coma....

Dr.Magenta dijo...

Por otra parte xcreo que voy a continuar la historia de Patrick, una segunda parte.... en 3D claro...

Dr.Magenta dijo...

Muchas gracias mar, recibo con agrado su amistad y saludo, asi como esa ligera inclinacion de cabeza que ha conseguido que por unos segundos me olvide de mi alma plebeya y que, tambien por unos segundos, sienta que por mis venas corre sangre azul...

Pablo dijo...

El doble espacio me confundió, pero si, tienes razón, la segunda frase deja claro que no es un flashback. Muy bien entonces.