viernes, 14 de mayo de 2010

Altar de ausencias

Postrado frente a mi altar de ausencias, me acompañan los retratos enmarcados de los que ya no están.
Junto a ellos, un pequeño jarrón de incierto origen y de opaca transparencia, ondea con nostalgia un par de flores secas.
A modo de santoral recorro con la mirada mi particular retablo. La mera visión invita al recuerdo.
Un viaje al pasado, un duelo con la memoria perdida y siempre selectiva.
Bailo con la cabeza apoyada sobre su pecho, marcando los pasos al ritmo de los sonoros latidos de su corazón.
Cierro mis ojos dejándome llevar mientras le echo un arriesgado pulso a la memoria.
Evoco en la oscuridad recuerdos organizados de caótica manera.
Una espontánea sonrisa crece en mi boca al tiempo que, como si de una furtiva lágrima se tratase, uno de sus ajados pétalos se desvanece lentamente.
No quiero volver a abrir los ojos, quiero seguir bailando con el dulce balanceo de la nostalgia.
Déjame envolverme bajo el manto del recuerdo.
Déjame vivir en el engaño.
Déjame volar con las alas de la locura.
Déjame soñar….

2 comentarios:

Mo dijo...

un escrito mágnifico,arrancado del corazón como la buena poesía

Dr.Magenta dijo...

No se si es poesia, en todo caso esta muy VIVO,