lunes, 2 de agosto de 2010

MiRadAs

lunes los ojos tienen añoranza
martes miran con ensoñación
miércoles creen que la vida empieza
jueves de nuevo comienzan a aprender
viernes la mirada se nubla
sábados no quieren abrirse
domingo miran el amanecer.
han vivido la vida.





2 comentarios:

Anónimo dijo...

Hay semanas eternas, largas como años bisiestos.
Hay lunes que se despiertan perezosos. Se mueven como fantasmas que arrastran sus pesadas cadenas por las horas, conviritendo en eterno su final.
Hay martes que son caminos de barro donde miradas ajenas dejan huellas imborrables.
Miércoles, juez y parte de la semana. Justicia ciega que encauza los días hacia un devenir diferente. Tal vez un lunes aciago y un martes negro traigan un jueves gozoso.
Hay jueves que se llenan de proyectos. Proyectos nuevos, soñados en las horas de un día en pañales. Proyectos viejos, truncados por la sordidez de los días pasados.
Hay viernes joviales, impetusos que tratan de estrellarse rápido contra la noche eterna. Son viernes ilusos que buscan en el sábado una mano que acaricie sus mejillas.
Hay sábados que perdieron el avión. Se despiertan entre sábanas frías conservando la dulzura de los labios del viernes. Sábados optimistas que buscan redimir sus pecados en el cuerpo del domingo.
Hay domingos que despiertan conservando en la retina la mirada dulce del sábado. Hay domingos que atesoran caricias perdidas que recogieron a lo largo de la semana. Domingos dulces que saben a eternidad anticipando lunes de pasión.
Llegarán las doce, será de noche, será domingo y todo volverá a comenzar. Siempre habrá días para todos.

mar_botella dijo...

La foto es buenísima Mo! Connota las miradas que describes en el texto, pues es evidente su parecido con el iris de un ojo que mantiene en su retina el mar de Luarca.