martes, 9 de agosto de 2011

Un CaDAVeR ExQuiSiTO

Caminaba sin rumbo fijo, siguiendo con indiferencia los últimos retazos de su apesadumbrada sombra, que con un descaro indigno de tan noble linaje, se volvió hacia el, y mientras se encendía su último cigarrillo, le dijo:
Como es posible que después de tanto tiempo que dejé de fumar continué deseándolo.
Sin embargo, tuvo que contener sus instintos y continuó escuchándole, con los ojos fijos en él, mientras ella desataba su imaginación y vivía en su mente una escena lujuriosa de plena satisfacción. Una satisfacción momentaneamente interrumpida por la inesperada aparición de un pequeño hombrecillo de indescifrable edad, y de ajada apariencia, que sin dejar de rascarse la barbilla con inquietante satisfacción, tomó la mano de la sombra, mientras con esmerada educación la invitaba a bailar.
¿Qué te gusta bailar?
Cualquier baile que no tenga reglas, las normas me resulta insufribles y además no comulgo con ellas. De modo que decidí no cumplirlas con todas sus consecuencias, me dijera lo que me dijera. Y por supuesto sin quitarme el sombrero.

9 comentarios:

TERTULIADISPERSA dijo...

Nuestro primer "cadaver exquisito" que realizamos duarnte la pasada tertulia. UN homenaje a los surrealistas porque aunque basicamente somos dispersos, el surrealismo ha formado siempre parte de nuestros encuentros....

TERTULIADISPERSA dijo...

Un primer cadavez que no será el ultimo, sembarremos valencia de cadaveres literarios, exquisitos o no...

Mo dijo...

me gusta lo que ha salido, tenemos que repetir con un nuevo "cadaver super exquisito", mañana miércoles nos vemos.

Dr.Magenta dijo...

No se si exquisito pero en todo caso muy interesante,

Pablo dijo...

Me ha gustado mucho, una muy buena idea para una nueva sección de Tertulia dispersa.

noséqui dijo...

genial...me gusta.

Dr.Magenta dijo...

Y el texto, os sugiere algun título? se aceptan propuestas, cuanto mas dispersas, más mejor...jajajaa

Pablo dijo...

Instintos entremezclados...

Felix Foxtrot dijo...

Muy bueno, he debido leerlo tres veces sencillo fresco y al mismo tiempo te hace pensar entre otras cosas que no te puedes fiar ni de tu sombra